Similar a la pequeña astucia de una liebre citadina que me hace escurrir cuando es necesario. Ni el disfraz de una dulzura inmaculada me capturó esta vez.
W.F.